Facultad de Economía y Negocios | Universidad Alberto Hurtado
¿Cuánto vale el Peso Chileno?: Blog Profesores Facultad de Economía y Negocios
Por Juan Foxley Rioseco, hace 5 años y 2 meses

¿Cuánto vale el Peso Chileno?

Clip Image002

El (Tipo de cambio) TC es un precio clave. Según su precio en pesos chilenos, será objeto de queja o de silencio por exportadores y sustituidores de importaciones.

Pero la medida más pertinente a comparaciones de competitividad es el TC Real. Se define como el TC observado para las monedas de los países «socios», multiplicado por el cuociente entre la inflación externa relevante -(IPM ponderado por países pero sin cobre ni petróleo)- y el IPC.

El TC real es cerca de 25 % mayor al mínimo alcanzado en Oct. 1997 y es 20 % mayor a Enero de 1999 cuando se crea el Euro.

El valor de la paridad (US Dólar / Euro) condiciona en buena parte la competitividad que Chile ve reflejada en su TC Real.

Desde su creación el Euro se ha apreciado 19 % contra el US Dólar mientras el Yen le ha ganado 16 % al mismo.

Euro y Yen fortalecidos han ayudado ha mejorar la competitividad de Chile en el mundo durante los dos últimos gobiernos, paliando en parte el efecto negativo de la expansión del gasto fiscal sobre el precio del US Dólar en Pesos.

  www.juanfoxley.cl

  twitter

1 comentario

#1. MULDER, hace 5 años y 2 meses

¡Ahí vamos de nuevo! Las noticias de ocho columnas están proclamando que la recesión ha llegado a su fin y que ya empezó la recuperación. La maquinaria de porras está funcionando a todo vapor, promoviendo la línea de que ya pasó lo peor, que la economía se estabilizó y está lista para una recuperación que, si es que todavía no ha empezado, está a la vuelta de la esquina.

La razón aparente de esta explosión vertiginosa de propaganda es que la tasa de desplome del PIB de E.U. se ha desacelerado significativamente. Esto significa, según legiones de expertos, que ya empezó la tendencia ascendente, justo como ellos lo predijeron. Estos, por supuesto, son los mismos expertos que nos han venido diciendo, desde que empezó la crisis, que ya había pasado lo peor y que ya se había iniciado la recuperación. Y, agregaríamos, son los mismos economistas que nos aseguraron, antes de que se desploma el sistema, que las bases estructurales de la economía eran sanas.

No nos inclinamos en admiración ante ninguno de estos expertos y sus estadísticas, pero nos sentiríamos un poquito más inclinados a creerles si solo por una sola vez, una sola, la realidad se ajustara a sus teorías finas. Desafortunadamente, parece que la realidad no comparte sus visiones excelsas sobre su propia competencia, y de hecho, parece que está determinada a no estar de acuerdo con ellos en ningún punto. Quizá sea porque estos llamados expertos son una bola de idiotas, incompetentes y prostitutas, que no son capaces de ver el desplome ni siquiera cuando los aplasta. No son más que unas porristas bien pagadas de una recuperación que nunca llega.

Es bruto

Sistemáticamente hemos refutado a través de los años las estadísticas conocidas como producto interno bruto (PIB). El PIB es un número que se supone representa el valor en dólares de la producción de bienes y servicios de la nación. Tiene dos fallas devastadoras: primero, no hace ninguna distinción entre las actividades productivas y no productivas, y segundo, está denominado en dólares en vez de en unidades físicas. El PIB no distingue entre, digamos, la industria del acero y el casino de derivados. Ambos se agregan a la producción de la nación en dólares, así que se trata a ambos como útiles. El PIB no discrimina entre el perro y las pulgas. (Por otro lado es algo bueno, porque si lo hiciera estaría cayendo en barrena).

Los guardianes del PIB son los tipos de la Oficina de Análisis Económico (BEA por siglas en inglés) del Departamento de Comercio de E.U. El Departamento de Comercio se maneja en gran medida para beneficio de los grandes negocios, las compañías gigantescas y los carteles que dominan la economía mundial, y los financieros que controlan estas compañías. Son una bola de rapaces que esperan que el gobierno les dé todo lo que ellos quieren, y Comercio hace lo mejor que puede para complacerlos. Si lo que quieren son estadísticas que escondan el daño que le están ocasionando a la economía, eso es lo que obtienen.

Cada vez se les pone más difícil esconder la destrucción, pero siguen tratando. Así que nos dicen que el PIB cayó a una tasa anualizada de solo 1% en el segundo trimestre de 2009, significativamente menor que el 6.4% del primer trimestre. Eso prácticamente no es un desplome y un no desplome significa que se acabó la recesión, y que la recuperación está en camino!-siempre y cuando no recapacites.

Por supuesto, ayuda el hecho de que pases por alto el que, al mismo tiempo, el PIB informa que revisó sus estadísticas anteriores para mostrar que la «recesión» fue más severa que lo que se había pensado originalmente, de hecho es la peor «recesión» desde la Gran Depresión. ¡Pero solo porque se equivocaron entonces, eso no significa que se vayan a equivocar ahora! Al menos hasta el mes próximo.

La recuperación del «sin»

Ya nos han dicho que ésta es una recuperación sin empleos, pero parece que además hay bastante otros «sin». Sin producción, sin comercio, sin ganancias, solo para nombrar unos cuantos.

Empecemos con el empleo. Cuando Lyndon LaRouche declaró durante su videoconferencia transmitida por Internet del 25 de julio de 2007, que el sistema financiero estaba acabado, la cifra oficial de desempleo en E.U. era de 4.7%, y desde entonces se ha duplicado, hasta 9.5% en junio de 2009. La tasa real de desempleo probablemente está alrededor del 30%; pero incluso con las cifras oficiales se muestra que es un desastre. Durante este período, el número oficial de personas desempleadas tuvo un salto espectacular de 7 millones a casi 15 millones. Durante este mismo período, se han duplicado las solicitudes de primera vez de seguro de desempleo, pasando de unos 308,000 en la semana de la videoconferencia a 584,000 la semana del 25 de julio

Estas pérdidas de empleos ocurrieron en todo el espectro. El empleo en las manufacturas, que ya estaba a un nivel históricamente bajo, cayó otro 15% -desde la videoconferencia de LaRouche-, y se ha reducido un 39% desde su punto más alto en 1979. En términos per capita, el empleo en las manufacturas está a niveles no vistos desde la época de la Guerra Civil. Dada la importancia de la producción de manufacturas para una economía, esto es un desastre absoluto.

También están desapareciendo los puestos de trabajo en el sector servicios, que desde los 1940 habían mostrado un crecimiento prácticamente ininterrumpido. Desde julio de 2007 se han perdido unos 2.4 millones de empleos en la «industria proveedora de servicios». También ha sido fuertemente golpeado - por favor, sin lágrimas de cocodrilo- el empleo en el sector financiero, en donde el empleo se ha reducido en un 7% -563,000 puestos de trabajo- desde la videoconferencia de LaRouche.

La producción de manufacturas misma ha caído en un 17% desde que LaRouche declaró que el sistema estaba acabado, según el índice de producción de manufacturas, en tanto que la producción de bienes durables cayó en un 32%. Las ventas de autos y camiones ligeros cayeron en un 37% en este período, y en un 56% en comparación con su punto más alto en octubre de 2001.

Las importaciones y exportaciones se han ido por el barranco, con las importaciones de bienes un 27% menos que en julio de 2007, y un 39% menos de su punto más alto hace un año. Las exportaciones de bienes cayeron un 14% desde la videoconferencia, y un 30% desde su punto más alto en julio de 2008.

Estos elementos no son más que ejemplos del nivel de desplome en la economía en los últimos dos años, y dada la naturaleza de las estadísticas oficiales, probablemente se están subestimando las pérdidas. Sin embargo, son suficientes para echar a perder el alegato de que la recuperación está en camino, o siquiera en el horizonte, saliendo del agua. Estamos en una espiral mortal de desplome, una que solo se puede parar si se adoptan los planes de recuperación de LaRouche.

Ni siquiera el sector financiero

Ni siquiera en el sector financiero, en donde los bancos están alegando que están teniendo grandes ganancias y que los mercados financieros están mejorando, hay una recuperación. Las ganancias bancarias son una ilusión, producto de trucos contables, mintiendo sobre sus pérdidas, estafando a sus clientes y aparentemente, hasta robando. Esto, a pesar de los billones de dólares con que los inundaron con el timo del rescate.

El Promedio (post)Industrial Dow Jones se ha remontado de nuevo hasta los 9,000 puntos, pero el alza es producto en gran parte de la actividad criminal conocida como transacciones de alta frecuencia. Goldman Sucks es el principal culpable.

También se espera que floten otros cadáveres. AIG sigue en problemas severos, lo mismo que Fannie Mae y Freddie Mac, y una compañía llamada Capco parece que está lista para tomar su lugar en la fila de desastres. GE Capital tiene también problemas grandes y probablemente requerirá enormes sumas de financiamiento del gobierno.

Hace años, cuando Enron estaba haciendo implosión, nosotros destacamos que la diferencia entre Enron y GE era solo cuestión de tiempo. La mayoría de la gente lo tomó como una broma, pero nosotros lo dijimos en serio.

Estos son tiempos de dejar de escuchar a toda la bola de tontos y porristas, y empezar a escuchar al hombre que ha estado en lo correcto desde siempre, Lyndon LaRouche. Sin embargo, escucharlo no es suficiente. Lo que se requiere es actuar en base a las ideas de LaRouche, y pelear para que sus políticas se lleven a cabo.

Se nos está acabando el tiempo muy rápidamente y cada segundo que nos tardemos, crecen los daños, y la nación y el mundo se aproximan más a un derrumbe total. Para mediados de octubre pudiera desintegrarse la civilización, o incluso antes, si se desata el pánico ante la catástrofe que se cierne. Existe una solución, pero tenemos que actuar. ¿Podremos ponernos a la altura de las circunstancias y hacerle frente al desafío, o simplemente nos convertiremos en otra civilización que fracasó? Eso depende de nosotros.

Escribir un comentario

Si quieres añadir tu comentario a esta entrada, simplemente rellena el siguiente formulario:





*

* Campos requeridos

Puedes usar estas etiquetas XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>.

Trackbacks deshabilitados

Se han deshabilitado los trackbacks para esta entrada.

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.